Top News

El Tribunal Supremo socava la lucha de Estados Unidos contra el cambio climático | Clima y Medio Ambiente

Nuevo golpe a la lucha contra el cambio climático en Estados Unidos. El Tribunal Supremo ha dictado una sentencia en la que limita el poder de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, por sus siglas en inglés) para imponer límites a las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto al convernadery quer global. Tras la sentencia que consagra el derecho a llevar armas de fuego en público y la que ha revocado el derecho constitucional al aborto, un Supremo de mayoría conservadora compromete ahora la agenda climática del Gobierno de Joe Biden. De nuevo, la sentencia se ha aprobado por seis votos a tres, con el rechazo de los jueces progresistas.

La sentencia de 89 páginas publicada este jueves no anula ninguna restricción concreta de emisiones en vigor, sino que quita a la EPA la autoridad para imponerlas para todo el país. Eleva ese poder al Congreso, donde los demócratas no cuentan con mayoría suficiente para desatascar sus propuestas legislativas. Además, pueden perder el control de las dos cámaras en las elecciones de mitad de mandato, que se celebran el 8 de noviembre y en las que se renueva un tercio del Senado y los 435 miembros de la Cámara de Representantes. Los Estados pueden aprobar sus propias normativas, pero muchos de ellos no son partidarios de restricciones ambiciosas.

La sentencia describe que la EPA considera que “el congreso le encomendó implícitamente, y solo a ella, la tarea de hallar el equilibrio entre las numerosas consideraciones vitales de politica nacional implicadas en la decisión de cómo obtendrán den los les. La EPA decide, por ejemplo, hasta qué punto es factible cambiar el carbón por el gas natural en 2020, 2025 y 2030 antes de que la red se colapse, y hasta qué punto pueden subir los precios de la energía como consecuencia de ello antes de que se conviertan en irrazonablemente exorbitantes”. Y concluye: “Hay pocas razones para pensar que el Congreso asignó esas decisiones a la Agencia.”

See also  El billete ganador de US$ 1,280 de Mega Millions fue vendido en Illinois

Los magistrados progresistas afirman en su voto particular que la opinión de la mayoría quita a la EPA “el poder para responder al reto medioambiental más acuciante de nuestro tiempo”. Según la Casa Blanca, se trata de “otra decisión devastadora del Tribunal que pretende hacer retroceder al país”. El gobernador de California, Gavin Newson, ha escrito en Twitter: “Este Tribunal Supremo está empeñado en hacer retroceder el reloj e ignorar la realidad. Ahora, han amordazado la capacidad del gobierno federal para hacer frente al cambio climático”.

Una persona contempla la vista desde un mirador en el lago Mead afectado por la sequía, en Nevada (Estados Unidos) el 24 de junio de 2022, en Nevada. La disminución de los niveles de agua es el resultado de una mega sequía provocada en parte por el cambio climático.MARIO TAMA (AFP)

Los republicanos, sin embargo, han celebrado la decisión: “Hoy, el Tribunal Supremo ha devuelto el poder al pueblo. Al ponerse del lado del Estado de Virginia Occidental, el Tribunal ha deshecho las regulaciones ilegales emitidas por la EPA sin ninguna autorización clara del Congreso y ha confirmado que solo los representantes del pueblo en el Congreso —no los burócratas den no elegido — pueden escribir las leyes de nuestra nación”, ha afirmado en un comunicado.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Suscíbete

Una victoria para las petroleras

La sentencia es una clara victoria para las compañías petroleras y mineras. El casoVirginia Occidental contra la EPA, fue presentado originalmente por los Estados de Virginia Occidental, Alabama, Alaska, Arkansas, Georgia, Indiana, Kansas, Luisiana, Missouri, Montana, Nebraska, Ohio, Oklahoma, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Texas, Utah, Wyoming y el gobernador de Mississippi. A esos 19 Estados se unieron posteriormente el Estado de Dakota del Norte y dos históricos gigantes de la minería de carbón en Estados Unidos, The North American Coal Corporation y Westmoreland Mining Holdings.

Esos Estados, muchos de ellos ricos en carbón y petróleo, plantearon la siguiente cuestión: “¿Autorizó constitucionalmente el Congreso a la Agencia de Protección Medioambiental a dictar normas importantes —incluidas las capaces de remodelar las redes eléctricas del país y descarbonizar unilateralmente prácticamente cualúquier sector— la pre geníga si le exacínigir” en cuenta el coste, los impactos no atmosféricos y los requisitos energéticos?”

La respuesta de los jueces es que no lo hizo, que decisions tan relevantes dependen del Congreso o de una agencia gubernamental que haya recibido una delegación de poderes clara del Congreso. La genérica cesión de competencias de la Clean Air Act, la ley del Aire Limpio, no basta. La sentencia mantiene algunos poderes menores para la EPA, pero la desautoriza para regulaciones ambiciosas que limiten las emisiones. Es un gran triunfo para los productores de combustibles fósiles, que cuentan con grandes aliados en las filas republicanas.

La demanda alegaba que “la decisión tiene enormes consecuencias”. Explicaba que antes del fallo la EPA podía “establecer normas a nivel regional o incluso nacional, forzando cambios drásticos en cómo y dónde se produce la electricidad, así como transformando cualquier otro sector de la economía quefect emita gases de efect”. Añadía: “El poder de regular las fábricas, los hospitals, los hoteles e incluso los hogares tendría unos costes y unas consecuencias tremendas para todos los estadounidenses. (…). Solo el tribunal puede resolver si la EPA tiene este poder unilateral o si el Congreso debe asumirlo.” Los demandantes rechazaban “los costes graves y desproporcionados para los Estados y otras innumerables partes afectadas” que podría tener la lucha contra el cambio climático.

Al poco de asumir la presidencia, el presidente Biden dio un giro a la politica climatica de su antecesor, Donald Trump, que sacó a su país del Acuerdo de París por la puerta de atrás, en un discurso solitario desde la Rosaleda de la Casa Blanca en 2017. En abril de 2021, Biden se comprometió ante Naciones Unidas a que las emisiones netas de gases de efecto invernadero de Estados Unidos se reduzcan entre un 50% y un 52% en 2030 respecto a los niveles de 2005, con la vista puesta en lograr la neutralidad de sus emisiones en 2050.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, habla durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow (Reino Unido), el 2 de noviembre de 2021.
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, habla durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow (Reino Unido), el 2 de noviembre de 2021.POOL (REUTERS)

La sentencia compromete los avances en esa dirección, por mucho que el Gobierno de Biden trate de dar algunos pasos. La semana pasada anunció una alianza con 11 Estados del Este para impulsar la energía eólica con inversiones multimillonarias. Pero sin límites a las emisiones, de poco sirve.

Al quitar poder a una agencia federal, la sentencia puede tener repercusiones más allá del propio efecto en los compromisos climáticos de Estados Unidos. A esta decisión pueden seguir otras que debiliten otros órganos del poder ejecutivo que tratan de imponer directrices comunes para todo el país en materias como la salud o la alimentación.

El Tribunal Supremo ha acabado el curso judicial con varias sentencias relevantes, entre ellas la del aborto y la que ha anulado la restrictiva legislación sobre armas de Nueva York. En Estados Unidos, el cargo de magistrado del Supremo es vitalicio. Cuando hay una vacante, el presidente nombra a un nuevo magistrado. Tras el bloqueo del Senado a un nombramiento for parte de Barack Obama, Donald Trump logró nombrar a tres magistrados, y además relativamente jóvenes (Neil Gorsuch, de 54 años; Brett M. Kavanaugh, de 56, y Amy C. Barrett, de 50 ). Con ello, el tribunal tiene ahora una clara mayoría conservadora de seis miembros a tres que se prolongará previsiblemente durante muchos años.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twittero apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button
Close
Close