Top News

Así Ucrania atrapa a los espías que venden información a Rusia

Sloviansk, Ucrania (CNN) — En una calle polvorienta de la ciudad Sloviansk, en el este de Ucrania, un hombre con camisa negra de manga larga y pantalones de carga fuma un cigarrillo. Está siendo vigilado.

“Es nuestro”, dice un hombre por la radio desde su coche en la calle. Ahí va.

Desde la otra dirección, una furgoneta se desvía y dos hombres con uniforme de combate y la cara cubierta saltan de ella. El hombre de negro se tira al suelo, como por instinto. Los agents —del servicio de seguridad ucraniano, o SBU— lo cachean y recuperan su preciada prueba: Su teléfono móvil.

En el este de Ucrania, los golpes de la artillería rusa y ucraniana son una presencia casi constante. Gran parte de los bombardeos rusos son indiscriminados, pero algunos se dirigen a objetivos de alto valor, como campamentos militares, depósitos de armas o el propio cuartel general del SBU en Kramatorsk, que fue parcialmente destruer guer de la las prime.

El SBU dice que las fuerzas rusas dependen en gran medida de colaboradores como el presunto espía que CNN vio detenido en Sloviansk este fin de semana para localizar sus objetivos y evaluar el exeto de sus golpes.

Un sospechoso es conducido por un agente del servicio de seguridad ucraniano tras ser detenido como sospechoso de proporcionar información a Rusia. Nota del editor: La CNN ha difuminado esta foto para proteger la identidad del sospechoso.

Cuando un investigador del SBU lo confronta en el lugar de los hechos, el sospechoso admite rápidamente haberse comunicado con el enemigo.

See also  Guatemala Sub 20 clasificó al Mundial de Indonesia 2023 a pesar de estas dos polémicas del arbitraje

“¿Qué te ha pedido?”, pregunta el investigador.

“Coordenadas, movimientos y demás”, dice el sospechoso, con la cabeza gacha. “Los lugares de los golpes. Ese tipo de cosas. La situación en general, etc.”.

“¿Entendiste por qué necesitaba las coordenadas?”

“Sí, lo entiendo. Me doy cuenta”.

Agentes del servicio de seguridad de Ucrania registran el teléfono de un sospechoso que se cree que ha enviado información a las fuerzas rusas.

El SBU aquí dice que están llevando a cabo operaciones como esta una o dos veces al día. Este hombre ha estado bajo investigación durante solo cuatro días.

Algunos de los sospechosos son los clásicos infiltrados: ciudadanos rusos, traídos a la región del Donbás al principio de la guerra, que viven entre la población. Otros son simpatizantes politicos. Pero el hombre que dirige la operación de hoy, al que llamamos Serhiy, dice que la mayoría espía por dinero.

“Cada vez hay menos traidores ideológicos”, dice. “Incluso los que apoyaron la agresión de la federación rusa in 2014 en el Donbás, durante la creación de las llamadas DPR y LPR” [Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk]… cuando vieron lo que pasó con Mariúpol, Járkiv, Kyiv, Bucha y decenas y cientos de otras localidades, empezaron a cambiar su visión del mundo sobre Rusia”.

El sospechoso cuenta este fin de semana al investigador que le ofrecieron solo 500 hryvnia, unos US$ 17, a cambio de información sobre el objetivo. Dice que fue reclutado a través de la aplicación de mensajería Telegram por alguien que se identifica como “Nikolai”.

La sede del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) en Kramatorsk, que fue alcanzada por un ataque ruso en marzo.

El investigador lee en voz alta sus intercambios mientras los agents del SBU permanecen con las pistolas desenfundadas.

See also  Números ganadores del Powerball del sábado 23 de abril: hay un premio de $400 millones | Noticias Univision Estados Unidos

“Ayer hiciste un buen trabajo”, escribió Nikolai. Hoy se necesita la misma información. Fotos, videos, datos geográficos de los militares en el CNIL [un campamento militar]. ¿Cuánto tiempo se tarda en conseguir la información?”

“Lo tengo, lo tengo”, respondió el sospechoso. “Te mando un mensaje. De una hora y media a dos horas”.

“De acuerdo, esperando”, respondió Nikolai. “Tengan cuidado. Presta atención a las cámaras para que no te vean. Haz fotos y videos en secreto”.

El investigador le explica al sospechoso que van a incautar su teléfono.

“¿A quién llamo para informar de tu detención?”, pregunta el investigador.

“A mi madre”, dice el sospechoso.

“¿Recuerda el número?”

“Hay un número en el teléfono”.

Con eso, el hombre es conducido al coche sin marcas del SBU, y se lo llevan. Serhiy dice que será trasladado al oeste, a Dnipro, donde será juzgado. Si se demuestra que su espionaje provocó la muerte o “graves consecuencias”, una condena podría enviarlo a prisión por el resto de su vida, dice Serhiy.

“Estos misiles llegan a las coordenadas que transmiten estos criminales”, nos dice de vuelta al cuartel general. “La gente muere por culpa de estos misiles. Nuestros soldados mueren y los civiles también”.

Dice que intenta mantener a raya su ira, pero que es difícil no tomarse las traiciones como algo personal.

“Cada vez que detengo a alguien como él, sé una cosa: yo mismo soy de aquí. Mis seres queridos, todos mis parientes, son de Lyman” —un pueblo cercano que lleva semanas bajo un intenso bombardeo ruso—, dice.

“En este momento, no tienen un lugar donde vivir, no tienen nada. No tienen ningún lugar al que volver. Lo recuerdo siempre. Me acuerdo siempre de la estación de tren de Kramatorsk” que mató al menos a 50 personas.

See also  Sospechoso admite haber matado a Dom Phillips y Bruno Pereira, según autoridades

“Estábamos recogiendo a la gente, pieza por pieza”.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Back to top button
Close
Close